EL MAUSOLEO DE COLLEONI

 

El mausoleo, ubicado en el municipio de Cortenuova (BG) en la calle Colleoni, fue encargado por el conde Vicente Colleoni Capigliata, dragón de la guardia noble del Gran Ejército Napoleónico como entierro para su hija Teresina Colleoni. El monumento serviría como tumba familiar tras la muerte por parto de la única hija Teresina, esposa del Conde de Thiene. Junto a Teresina, la recién nacida también falleció el 1 de agosto de 1842, por lo que la familia no tuvo otros herederos, como lo demuestra el acrónimo tallado en las ocho fachadas del mausoleo.

El monumento consta de un conjunto funerario en cuyo centro se alza la capilla sepulcral de Teresina. En el lado norte, la condesa Olimpia, madre de la difunta, hizo construir y decorar el cementerio municipal por su cuenta y, sobre todo, se ocupó de que se construyera la capilla mayor para el entierro de los sacerdotes.

El recinto funerario proporcionó un espacio para el entierro de los sirvientes de la familia, de los cuales, hasta la fecha, solo queda la tumba de un campesino.

Como se informó en una publicación de 1852, fue Giuseppe Berlendis, un arquitecto neoclásico de Bérgamo, quien creó el monumento sepulcral y los edificios adyacentes. Se ocupó de cuidar cada detalle para que los Clientes ilustres quedaran lo más satisfechos posible con esta realización. De hecho, fue el cliente quien dio instrucciones al diseñador sobre cómo se llevaría a cabo la construcción.

Giuseppe Berlendis nació en el pequeño pueblo de Malpasso, en la localidad de Olmo al Brembo, en Val Brembana. El arquitecto de Bérgamo, después de estudiar durante un período en la Academia Carrara, se trasladó a Génova, donde trabajó durante doce años en el campo de la escultura y la decoración y donde pudo estudiar arquitectura urbana. De regreso a Bérgamo, alternó su actividad de dibujante con la de arquitecto, diseñando la fachada de la iglesia de Seriate (1832) donde optó por realizar el proyecto en estilo neoclásico a diferencia del mausoleo de Colleoni en Cortenuova.

El monumento, tras la muerte de Vicente Colleoni Capigliata y su esposa Olimpia, pasó a ser propiedad de los condes de Thiene, que lo vendieron al municipio de Cortenuova a finales de los años setenta. Hasta la fecha, lamentablemente permanece abandonado por razones puramente económicas; este abandono provocò diversos daños por desgaste y vandalismo. Sin embargo, se espera una restauración del mausoleo en breve.

El mausoleo fue construido cerca del viejo cementerio municipal dentro de un recinto cuadrado. Otro recinto- parte en albañilería y parte en reja- defendía los lados este, sur y oeste (el lado norte limitaba con el cementerio municipal). Este mausoleo representa una verdadera y real gema de arquitectura funeraria de 1800. 

En el interior, rodeado por sauce llorón, se eleva la capilla en estilo ecléctico con reclamos neogóticos de planta octagonal.

A la puerta principal se puede acceder mediante una escalera, flanqueado a dos candelabros en piedra arenisca.

A pesar de que, en el momento de la construcción, el estilo neoclásico estaba en boga, el arquitecto Berlendis se inspiró en varios estilos, como el gótico de la Toscana en el uso de las negras bandas blancas y de las externas paredes y puertas, en las columnas hechas de Botticino que se encuentran en las esquinas del octágono y en los capiteles de “crochet”; los arcos de sexto agudo en el exterior del edificio también son góticos. 

En cambio, el estilo clásico fue utilizado en las esculturas y bajorrelieves que adornan los biseles presentes en las fachadas del edificio. 

Para la creación de la planta, el arquitecto se inspiró en los mausoleos romanos tardío- antiguos y a los baptisterios medievales (Cremona, Parma, Florencia). 

En el centro de la capilla se encuentra el sarcófago de la joven fallecida, realizado en mármol blanco de Carrara por Gaetano Monti. 

En los muros interiores de la celda se encuentran presentes bajorrelieves, realizados siempre por Claudio Monti, que representan en el intradós frontal la Santísima Virgen María con el niño, con San Alejandro y Santa Teresa; lateralmente, en cambio, está la Santísima Trinidad, Santa Olimpia y San Vicente Ferreri. Al lado de los bajorrelieves están los medallones con los retratos de los familiares con sus respectivas lápidas. 

El edificio está hecho de bloques de mármol macizos unidos entre sí.

 

BIBLIOGRAFIA

 

  • R. Caproni, Cortenuova, Pagazzano 1997, pp. 31.

  • R. Caproni Cortenuova e la battaglia del 27 novembre 1237, Cortenuova, Comune di Cortenuova e BCC Calcio e Covo 2007 pp. Da 125 a 129


SITOGRAFIA